Personajes ilustres

Entre las familias ilustres de Torrelaguna, destacan los Bernaldo de Quirós, de origen asturiano, que, desde el servicio doméstico en la Casa Real de los Austrias, lograron prebendas y sustanciosos títulos merced a calculados matrimonios y leales servicios a la Corona; y que, junto a los Ximénez de Cisneros, serán los grandes mecenas de la Villa, así como los Vargas y Paredes, los Guzmán y Pimentel, Salinas y López de Zárate, Lujanes, Tobalinas, Coronel, Montalbán y otros, dando figuras insignes a la historia local como:

Santa María de la Cabeza y San Isidro Labrador

María Toribia vivió en el siglo XI en el barrio de Caraquiz. Se casó con San Isidro Labrador, que trabajaba en las tierras de la familia Vargas. San Isidro murió y fue enterrado en Madrid, mientras que los restos de la santa reposaron en la ermita de Nuestra Señora de la Piedad, hoy conocida como Santa María de la Cabeza, hasta el siglo XVI, fecha en la que fueron trasladados junto a los de su marido. Inocencio XII aprobó el culto de la santa en 1967.

El Cardenal Cisneros

Mecenas y regente de los españoles en el siglo XV y XVI. Gonzalo Jiménez de Cisneros nació hacia 1436 en Torrelaguna. En 1484 se hace fraile de la Observancia Franciscana convirtiendose en Fray Francisco. Reportaje sobre el Cardenal Cisneros.

Juan de Mena

Nacido en Córdoba en 1411, estudió en Salamanca y viajó a Roma para completar su formación humanista. Es autor de una de las más importantes obras de la épica culta medieval, el “Laberinto de la Fortuna” o “Las Trescientas”, donde refleja el papel fundamental de la Providencia en la vida humana. Escribió además tres obras en prosa. Su muerte prematura se produjo en Torrelaguna en 1456 de forma accidental, cuando estando de paso por la villa se cayó de un burro. Se encuentra enterrado en la iglesia de la Villa. Desde que falleció, sus restos han sido trasladados por diferentes puntos de la iglesia. En el último cuarto del siglo XIX incluso fueron enviados a Madrid para formar parte del Panteón de Hombres Ilustres que iba a construirse en la iglesia de San Francisco el Grande. Como este proyecto no se materializó, pasados unos años, los restos regresaron a Torrelaguna. En la actualidad, descansan en una hornacina abierta en la capilla lateral izquierda de la cabecera de la iglesia. Dos sencillas lápidas adornan su monumento funerario, una depositada por la Real Academia de la Lengua y la otra rememorando el epitafio que, su buen amigo, el Marqués de Santillana le escribió.

Bartolomé de Carranza

Es una de las grandes figuras dominicas del siglo XVI. Fue arzobispo de Toledo, confesor de Carlos I y de Felipe II y gran teólogo, pero su erasmismo le llevó a ser acusado de luteranismo. El inquisidor general, Fernando de Valdés, comienza enseguida a preparar el proceso que habría de sufrir Carranza posteriormente. El 1 de agosto de 1559 el pleno inquisitorial decide su arresto. Es engañado y obligado a abandonar la corte, siendo apresado la noche 23 de agosto en Torrelaguna mientras se hospedaba en el Palacio Salinas, y conducido a la cárcel de la Inquisición en Valladolid. Sin embargo, el proceso se alargó en el tiempo, y el arzobispo fue exiliado a Roma donde se le absolvió poco antes de morir. En 1993 sus restos fueron trasladados a la catedral de Toledo.

Melchor de Liñan y Cisneros

Arzobispo de Lima y Virrey del Perú entre los siglos XVII y XVIII.

Juan Bernaldo de Quirós

Gentíl hombre de Felipe II y su consejero en el siglo XVI.

Francisco de la Torre

Presbítero y célebre poeta en el s. XVI.

Ana Bernaldo de Quirós

Señora de Tortuero. Siglo XVII.

Eufrasia de Guzmán

Princesa de Ascolí. Siglo XV.

Antonio y Luis Bernaldo de Quirós

Jesuitas y afanosos teólogos del siglo XVII.

Fray José de Almonacid

Cisterciense, teólogo y capellán de Felipe IV de España. Siglo XVII.

Francisco Javier de Grijalba

Jesuita, historiador y misionero en Chile en los siglos XVII y XVIII.

Juan Manuel de Montalbán

Rector universitario y Ministro de la 1ª República, con el Presidente Castelar en el s. XIX. Su huella ha quedado en la Villa a través de los proyectos que impulsó. Cabe destacar la fundación del conjunto conventual de las Hermanas Carmelitas de la Caridad o de Vedruna y el Centro Montalbán, fundación testamentaria del ministro para la enseñanza primaria. Sus restos están en la iglesia del convento.

El Capitán Lechuga

Héroe de Cuba en el siglo XIX.

Pedro González García

Nacido en Torrelaguna en el siglo XVIII, fue obispo de Ávila y secretario de la Real Academia de la Lengua. Donó el retablo del Altar Mayor de la iglesia de Santa María Magdalena. Delante de él se encuentra su lápida funeraria colocada en el suelo, con su escudo y una inscripción.

Juan de Salinas

Maestro de teología y sagradas escrituras en Salamanca. Siglo XVI.

Valentín Martín Lorenzo

Es el único torero de alternativa de Torrelaguna (1854-1936). Se inició, como todos los toreros de aquella época, como banderillero, siendo, antes de doctorarse, el peón de confianza del gran Frascuelo.

Paulino Uzcudun Eizmendi

Nació en el pueblo guipuzcuano de Regil en el año 1899. Sus primeros pasos como boxeador fueron en Francia. Consiguió el campeonato de Europa en 1926, y ganó a todos los campeones mundiales, aunque sin el título en juego. Jamás recibió un K.O. Terminada su carrera boxística, se afincó en Torrelaguna, al casarse con Isabel Huerta, vecina de la Villa.

Manuel Vidrié

Rejoneador fundamental en la historia del toreo a caballo. Nació en Torrelaguna el 8 de octubre de 1942. Este torero evolucionó dicho arte, aportando serenidad y clasicismo. Para entender el rejoneo actual, hay que conocer su magisterio durante los 70 y los 80.

Pedro García de las Heras

Brillante actor y director de teatro en activo, con una larga trayectoria también en cine y televisión. Además, dirige la compañía de teatro local “Xexil Body Milk”, a la que debemos grandes momentos de entretenimiento por sus populares montajes en la Villa.

Antonio Martín Velasco

Ciclista nacido en Torrelaguna en 1970. Escalador nato, destacó pronto en el pelotón internacional. Sin duda su mayor éxito fue ser el mejor joven del único Tour de Francia en el que participó, en 1993. Desgraciadamente, un accidente mortal, cuando entrenaba, nos ha privado de ver a este deportista en lo más alto del ciclismo mundial.

Luis Pérez Rodríguez

Ciclista nacido en Torrelaguna en 1974. Luchador como ninguno, vio recompensados sus esfuerzos con una victoria de etapa en la Vuelta de España 2003.

Muchas de estas familias adquirieron un solar como hacendados de las feraces tierras y jocundos viñedos torrelagunenses y en favor a sus capacidades de gestión, leal servicio y permanente vocación de trabajo fueron valiosos servidores de la Cultura y la Historia nacional que les tocó vivir, adquiriendo consideración e influencia que revistieron en el pujante gestar de su lugar natal y radiando su influencia a la comarca y áreas próximas.