Personajes ilustres

Santa María de la Cabeza y San Isidro Labrador

María Toribia vivió en el siglo XI en el barrio de Caraquiz. Se casó en Torrelaguna con Isidro, posteriormente San Isidro Labrador, que trabajaba en las tierras de la familia Vargas. San Isidro murió y fue enterrado en Madrid, mientras que los restos de la santa reposaron en la ermita de Nuestra Señora de la Piedad, conocida hoy como Santa María de la Cabeza, hasta el siglo XVI, en que fueron trasladados junto a los de su marido. Inocencio XII aprobó el culto de la santa en 1697.

Cardenal Cisneros

Cardenal CisnerosGonzalo Jiménez de Cisneros nació hacia 1436 en Torrelaguna. En 1484 se hizo fraile de la Observancia Franciscana convirtiéndose en Fray Francisco. A partir de 1492 comenzó a desempeñar cargos importantes como el de confesor real, arzobispo de Toledo, Inquisidor General de Castilla y regente de España a la muerte del rey Fernando. Murió en Roa en 1517, cuando iba en busca del futuro rey Carlos.

Las contribuciones de Cisneros a su Villa natal fueron muy numerosas. Cabe destacar la aportación a la construcción de la iglesia parroquial, la fundación de un hospital, la conducción del agua, el convento franciscano de la Madre de Dios, y el pósito, además de obras benéficas y mecenazgos generosos.

Pedro González García

Nacido en Torrelaguna en el siglo XVIII, fue obispo de Ávila y secretario de la Real Academia de la Lengua. Donó el retablo del Altar Mayor de la iglesia de Santa María Magdalena, en la que está enterrado.

Juan Manuel Montalbán

Nació en Torrelaguna en el siglo XIX y fue Rector de la Universidad Central y Ministro con el Presidente Castelar durante la Primera República Española. Su huella ha quedado en la Villa a través de los proyectos que impulsó. Cabe destacar la fundación del conjunto conventual de las Hermanas Carmelitas de la Caridad y el Centro Montalbán, fundación testamentaria del ministro para la enseñanza primaria.